En la vereda Sabanalarga del corregimiento de San Félix, se han instalado cámaras de inspección, 480 metros de tubería y se han conectado 31 viviendas; con el objetivo de impactar a 250 habitantes de la zona.

Así mismo, en la vereda Hato Viejo los trabajos incluyen 270 metros de tubería, que permitirá brindar conexión a 44 viviendas, y se instalarán 20 cámaras de inspección para el beneficio de 700 residentes. Este sector tendrá un alcantarillado de agua lluvia que, al momento, tiene un avance el 10 %. La inversión total será de $660 millones.

Foto: Alcaldía de Bello

Por su parte, 240 habitantes de la vereda Potrerito también serán impactados de manera positiva con las obras de alcantarillado, que en esta oportunidad tienen un costo de $615 millones.

La administración municipal espera ampliar la cobertura para llegar a más viviendas.